jueves, 31 de marzo de 2016

Historias extraordinarias

En el cine europeo encontramos frecuentemente películas formadas por varios episodios realizados por distintos directores. En este caso se trata de tres historias basadas en relatos de Edgar Allan Poe. Roger Vadim retrata a Jane Fonda como una caprichosa y cruel noble que ante la presencia de un pariente lejano descubre unos sentimientos nuevos para ella. Louis Malle ("El fuego fatuo", "Milou en mayo", "El soplo al corazón", "Calcuta", "Zazie en el metro", "Los amantes", "Adiós, muchachos", "Luna negra", "Lacombe Lucien", "La bahía del odio", "Herida", "Atlantic City") lleva a Alain Delon al confesonario para decirle al sacerdote que ha matado a otro hombre, contándole la historia de su vida. En el segmento de Federico Fellini (“La dolce vita”, “Roma”, “Almas sin conciencia”, “Otto e mezzo”, “La Strada”, “Amarcord”, "Las noches de Cabiria", "Los inútiles", "Giulietta de los espíritus", "E la nave va", "Boccaccio'70", "Ginger y Fred", "Casanova") Terence Stamp es un atormentado actor que acude a Roma por vez primera para rodar una película y recibir homenajes que él no desea. Las dos primeras no están mal, pero empalidecen si las comparamos con la última, en la que Fellini una vez más crea un fascinante universo propio.